Aracnofibía, el miedo a las arañas y sus causas

La aracnofobia es el miedo irrazonable a las arañas y otros arácnidos como los escorpiones.

El tratamiento es típicamente por medio de la terapia de exposición, donde la persona se presenta con imágenes de las arañas o de las arañas mismas.

 

Signos y síntomas de la aracnofobia

Las personas con aracnofobia tienden a sentirse incómodas en cualquier área que crean que podría albergar arañas o que tenga signos visibles de su presencia, como telarañas.

Si los aracnofóbicos ven una araña, es posible que no entren a la vecindad general hasta que hayan superado el ataque de pánico que a menudo se asocia con su fobia. Algunas personas gritan, lloran, tienen arrebatos emocionales, experimentan dificultad para respirar, sudor, tienen un aumento en la frecuencia cardíaca o incluso se desmayan cuando entran en contacto con un área cerca de las arañas o sus telarañas.

En algunos casos extremos, incluso una foto o un dibujo realista de una araña puede desencadenar un miedo intenso.

 

¿Que la causa?

La aracnofobia puede ser una forma exagerada de respuesta instintiva que ayudó a los primeros seres humanos a sobrevivir o un fenómeno cultural que es más común en las sociedades predominantemente europeas.

 

Razónes evolutivas

Una razón evolutiva para la fobia sigue sin resolverse. Una visión, especialmente sostenida en la psicología evolutiva, es que la presencia de arañas venenosas condujo a la evolución del miedo a las arañas, o hizo que la adquisición del miedo a las arañas fuera especialmente fácil.

Como todos los rasgos, hay variabilidad en la intensidad del miedo a las arañas, y aquellos con miedos más intensos son clasificados como fóbicos. Al ser relativamente pequeñas, las arañas no se ajustan al criterio usual para una amenaza en el reino animal donde el tamaño es un factor, pero pueden tener un veneno médicamente significativo. Sin embargo, una fobia es un miedo irracional en vez de un miedo racional.

Al asegurarse de que su entorno estuviera libre de arañas, los aracnofóbicos habrían tenido un menor riesgo de ser mordidos en entornos ancestrales, lo que les habría dado una ligera ventaja sobre los no aracnofóbicos en términos de supervivencia.

Sin embargo, tener un miedo desproporcionado a las arañas en comparación con otras criaturas potencialmente peligrosas presentes durante el ambiente de adaptación evolutiva del Homo sapiens puede haber tenido inconvenientes.

Un estudio del 2001 encontró que las personas podían detectar imágenes de arañas entre las imágenes de flores y hongos más rápidamente de lo que podían detectar imágenes de flores o hongos entre las imágenes de arañas. Los investigadores sugirieron que esto se debía a que la respuesta rápida a las arañas era más relevante para la evolución humana.

Puedes encontrar otros tipos de fobias y sus causas para enterarte más del tema.

Siguenos:
[Total:0    Promedio:0/5]